noviembre 2, 2016

TORTUGAS

A nuestras costas llegan tres especies distintas de tortugas marinas. La más común de las tres es la tortuga boba (Caretta caretta), le sigue por número de varamientos, la enorme tortuga laud (Dermochelys coriacea) y por último nos encontramos con la preciosa tortuga verde (Chelonia mydas).

Todas las tortugas están amenazadas y en los últimos decenios sus poblaciones han sido muy diezmadas.

Las principales amenazas para las tortugas son la pesca no selectiva(hasta 300.000 tortugas mueren al año en todo el mundo), la alteración y destrucción del hábitats -sobre todo la pérdida de playas de nidificación; la contaminación marina por metales pesados, productos químicos y desechos; el consumo directo (en Egipto sigue siendo legal su captura y consumo y se pueden comprar en los mercados); y enfermedades cuyas causas son todavía desconocidas.

Concretamente en la zona del Mediterráneo sus principales amenazas son la pérdida de hábitats en la zona oriental (Grecia y Turquía) y sobre todo la pesca. La flota palangrera de superficie española captura de forma no intencionada unas 20.000 tortugas bobas cada año, todas subadultas, principalmente entre los meses de julio y agosto, coincidiendo con la máxima intensidad de la pesca de grandes pelágicos como pez espada y atún rojo.

Se calcula entre el 24 % mueren directamente y el 37% exhibe heridas producidas por los anzuelos y sedales que les quedan enganchados.

Equinac es la organización autorizada para su rescate y  recuperación. Cuando somos alertados de la presencia de algún animal vivo con problemas, rapidaménte nos desplazamos al lugar de aparición y nos hacemos cargo de el. Después de un tratamiento en nuestro hospital veterinario y una estancia más o menos larga en nuestras instalaciones, el animal es microchipado y devuelto al mar, el éxito en la recuperación de estos animales es superior al 90 %.